23 julio 2012

Clockwork Knight: anécdotas poco literarias de un bloguero


La señora de la parada de autobuses


A ver, estaba yo como de costumbre en el autobús para ir al colegio y leía mientras tanto El Temor de un Hombre Sabio... todo iba bien, los demás hacían algo de ruido hablando, etc. Cuando eran alrededor de las 7:45 paramos a esperar a una chica y su hermano, yo no le prestaba mucha atención al entorno porque hacemos eso todos los días. Pues vale, yo vi que una sombra se movía por la parte derecha del autobús y me dispuse a ver quién era... cuando miro veo a una señora con unas gafas que le aumentaban un poco los ojos y que nos miraba en plan siniestro, obviamente me asusté porque me dejó descolocado la situación pero fue a peor... la señora caminó hasta la puerta y alargó la mano para abrirla. Madre mía, yo pensé que se iba a sacar un arma de la falda para asaltarnos. ¿Por qué se metería una señora a un bus escolar sin mediar palabra? vale, que quizá tuviera un nieto allí pero es que ninguno de nosotros la conocíamos. La señora se limitó a hacer un ruidillo cuando una chica corrió a cerrar la puerta y eso agravó más la situación, porque volvió a halar la puerta y casi gritan los niños que estaban en la parte trasera... al final la señora nos dijo que creía que era una autobús normal y no escolar... la quiero, señora, un abrazo a usted. Esto no se me olvidará nunca xD.

3 comentarios:

Lean_EP dijo...

Uff...Hay por dios, ME ENCANTO¡¡, jeje yo hubiera salido corriendo :)..

Me encanto la anécdota, Un Saludo Tom¡¡¡

Felurian dijo...

O_O... ya hablaremos tú y yo cuando llegues a casa

TIGRA dijo...

jajajajjaajaa!! Que experiencia inolvidable, pobre señora!!!