25 mayo 2012

Clockwork Knight: cuando creas tu propia fantasía al leer


Siempre que nos sumergimos en la páginas de un libro nos podemos encontrar toda clase de personajes. Algunos de estos nos caen muchisimo mejor que otros pero generalmente los terminamos queriendo y releemos sus líneas a cada rato. Una de las cosas que me pasa al leer un libro es que siempre me apego a los personajes que están fuera de mi realidad. Por ejemplo algún maestre o algo por el estilo (ya que no tengo uno en mi vida real), aunque casi siempre me apego mas a las figuras paternas o a personajes que son capaces de ganarse un buen puesto en tus recuerdos. Es como una necesidad para sentirme mejor. Cuando leía sobre Sirius Black, Eph Goodweather y, el mas reciente, Luke Garroway (Lucian Graymark)... me causaba una sensación mas gratificante, creo que todos los que tienen padres divorciados se darán cuenta de ello. Es como armar un castillo de naipes con cada parte que logras rescatar de cada página; y ahora que lo digo... bien podría ser una de las razones por las que no me gusta prestar muchos de mis libros, me apego demasiado a ellos. Se que no soy el único que lo ha hecho, pero en cierto modo todos esos personajes te ayudan de una u otra forma a saber moldear quién eres al no tener quizá esa mano que te pongan en el hombro para darte un consejo o simplemente no tener a alguien que con sus palabras te ayude en momentos grises. Es una de las multiples formas de que la fantasía te ayude con la realidad en momentos que quizá ves sin salida alguna.

2 comentarios:

Navegante dijo...

Diría que es la magia de los libros...poder sumergirte en ellos, sentirte parte de sus historias y tomarles cariño a los personajes, quizá añorar que fueran reales =) Imagina a un sabio Dumbledore que te diera consejos jeje
Saludos!!

The Dark Lord dijo...

Dumbledore nos da consejos con sus frases, muchas veces recordamos lo que dice en los libros y, aunque parezca loco para muchos, nos ayuda en cierta forma. Es, como dices, la magia que provoca leer :)